El Whatsapp como una herramienta de apoyo a la labor educativa

Desde hace un tiempo los grupos de WhatsApp de apoderados de curso han ido en aumento, los que pueden ser de gran utilidad, pero así también tremendamente problemáticos.  Esta es una herramienta que como apoderados les permite múltiples ventajas, como mantener el contacto de todos, ahorro de tiempo, información en tiempo real, conocer el día a día de sus hijos, resolver dudas importantes, o realizar sugerencias significativas, o por otro lado puede convertirse en un instrumento que se utilice de forma inapropiada, que termina en malos entendidos, en el bombardeo de constantes mensajes sobre cuestiones de poca relevancia o información errónea que alteren la sana convivencia.

Ante esto, es de importancia que, como madres, padres y apoderados, tengan límites y reglas claras para el uso adecuado de los chats de WhatsApp.

Consejos para el Buen Uso

No hable de personas en particular
Todo lo que haya que hablar sobre alguien en particular es mejor que se explique cara a cara, ya sea con otros padres, con el profesor/a o con quien corresponda, siguiendo el conducto regular establecido. El texto escrito no siempre dice lo que uno quiere expresar y el receptor no siempre entiende el mensaje, por lo cual, los asuntos mínimamente delicados es mejor hablarlos en persona.

Dar sólo información importante y relacionada
Intente utilizar el grupo para el intercambio de información importante y obvie aquella que no lo sea. Evite la difusión de chistes, vídeos o imágenes que no tengan relación con el grupo. El grupo tiene que ser práctico y conciso.

No hacer comentarios de otras personas.
No hable de otros, no difunda rumores o sea ofensivo, es un sinsentido y es irrespetuoso. El grupo no es para criticar a otros, ni es lugar para cuestionar, siempre será mejor conversar con la otra persona directamente en privado.

Evitar convertirse en la agenda de cada día de su hijo
Claro que en algún momento concreto se puede preguntar sobre alguna tarea o similar, porque a todos los niños les puede pasar que olviden algo, o que no hayan entendido bien cómo hacer los deberes. Pero es importante darle la oportunidad a su hijo de asumir sus propias responsabilidades según su edad, es el niño o joven, quien debe saber cuáles son sus deberes, qué día son las evaluaciones, o cuándo tiene que llevar materiales.

No comparta contenidos ajenos
No comparta ningún contenido que pueda comprometer la privacidad de otras personas, mucho menos la de los niños.

Positivismo y ganas de ayudar
El objetivo de los grupos tiene que ser, sobre todo, el de ayudar y ser positivos, porque no es más que una manera de apoyar a sus hijos mediante el contacto con otros padres, por si en algún momento necesitan de nuestra ayuda. De no ser así, esta herramienta no sólo no sumará, sino que estará restando. En tal caso es mejor que no forme parte del grupo.